Artículo en el diario La Rioja sobre los aficionados a la meteorología riojanos

0
670
Portada Artículo La Rioja Jose Calvo

ARTICULO ORIGINAL EN EL PERIODICO LARIOJA.COM

Dedicado a los aficionados a la meteorología riojanos

Los notarios de las tormentas

El padre Andrea Bersanettien la estación instalada en el Monasterio de Valvanera. /
El padre Andrea Bersanettien la estación instalada en el Monasterio de Valvanera.

Colaboradores de la Aemet en 21 localidades riojanas ejercen una labor diaria básica para definir el mapa del tiempo | El trabajo de los asistentes consiste en anotar diariamente las temperaturas máxima y mínima así como las precipitaciones

GEMMA BENITO
0

Veintiuna localidades riojanas cuentan con colaboradores de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Un trabajo metódico que ejecutan por afición y que relatan para nosotros.

Arantza Jiménez compagina su labor de guía turística de Cornago con la de colaboradora para la Aemet. Comenzó en el año 2008 y lejos de ser un trabajo «se ha convertido en una pequeña afición» porque le gusta publicar en redes sociales lo que va captando

Más

«Como me gusta madrugar, le saco partido y observo el amanecer, que cada día es diferente», comenta Arantza. Su rutina es la siguiente: cada día anota la temperatura máxima y la mínima y la humedad relativa que le indica el termohidrógrafo.

Cada mes rellena diversos papeles y realiza un informe que envía a Madrid. Comenta que gracias a este seguimiento se ha detenido en curiosidades en las que antes no había reparado: «El pasado 1 de julio me di cuenta de que el sol se había movido, claro se va moviendo en su órbita y en otoño volverá a cambiar». También confiesa que se ha vuelto «un poco bohemia» y que esa rutina de salir todos los días a tomar datos y observar el cielo «ahora lo grabo el amanecer».

José Calvo, aficionado a la meteorología. :: Díaz Uriel
José Calvo, aficionado a la meteorología. :: Díaz Uriel
José Rey, también aficionado al cielo y su comportamiento.:: Miguel Herreros
José Rey, también aficionado al cielo y su comportamiento.:: Miguel Herreros
Arantza Jiménez es la colaboradora de la Aemet en Cornago.
Arantza Jiménez es la colaboradora de la Aemet en Cornago.

El padre Andrea Bersanetti se encuentra en el monasterio de Valvanera, emplazado en el término municipal de Anguiano. Realiza la misma labor que Arantza «más que por ser un hobby, porque nos lo han pedido y nosotros hemos accedido». «No nos cuesta nada tomar nota de los datos que se registran», añade.

La importancia de la estación instalada en el monasterio reside en la altitud a la que este se encuentra, más de mil metros, un lugar privilegiado «y de aquí se pueden extraer estimaciones muy importantes», relata el padre Andrea. Afirma que los datos que envían a Zaragoza «son más precisos que los que aporta la estación automática que también hay aquí instalada» y, por tanto, los registros tomados por Andrea son «más rigurosos».

«Más que un hobby, es una petición a la que hemos accedido, no nos cuesta nada apuntar los datos» Padre Andrea Bersanetti Colaborador de la AEMET

«En la fábrica, nos interesa principalmente el tema de las precipitaciones, la evolución hídrica» Óscar Vallilengua y Lidia Hernández Colaboradores en Torrecilla

En Torrecilla en Cameros, concretamente en la fábrica de Peñaclara, colaboran para la Aemet Oscar Vallilengua y Lidia Hernández, desde el 2002 y el 2004, respectivamente. Es algo «heredado» puesto que «cuando nosotros empezamos a trabajar aquí, esta colaboración con el servicio meteorológico ya se realizaba». Ambos definen como «costumbre» el trabajo de anotar los diversos datos de la temperatura mínima y máxima y las precipitaciones que hayan podido caer.

La importancia, en este caso, reside en el tema del ciclo hídrico: «Nos interesa tener los datos de las precipitaciones, la evolución hídrica de lo que ha caído», comentan ambos haciendo referencia a que está relacionado de manera directa con el manantial del que se obtiene el agua mineral para la fábrica.

Su equipo está compuesto por la caseta en sí de meteorología y el equipo para la medición de pluviometría. «Los datos y gráficos se recogen semanalmente y se envían en un soporte físico», afirman ambos colaboradores y confiesan que «a partir de ahora lo van a hacer a través de un programa informático para que los datos lleguen directamente por Internet».

Como en el caso de la estación meteorológica del monasterio de Valvanera, los datos que Óscar y Lidia reúnen sirven para contrastar los datos recogidos en la estación manual con la automática, situada en la parte alta de Torrecilla.

Articulo diario La RiojaArtículo diario La Rioja 1

FacebooktwittermailFacebooktwittermailby feather

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here